Libertad y Muerte

Tuesday, March 9, 2010 1:10 PM Posted by Louisianee
Esto lo escribi en un juego... Sólo quería practicar hiperbaton, ya se que me pasé un poco haha pero bueno, ¡fue muy divertido!


Libertad y Muerte

Esa puerta dura de cartón se había deshecho con la lluvia. Agua bajaba a una velocidad increíble. Serían las lágrimas de un dios misericordioso que querría acabar con la desgracia usando un vendaval poderoso de gotas transparentes. En el fondo se escuchaba un violín acompañado de una viola y un piano. Marcaban un tiempo exacto, una melodía impecable.

El par de ojos ámbar que adornaban el rostro de la chica se abrieron asustados. La lluvia la había despertado. Sintió el suelo de tierra duro por la sequía. Quería seguirse soñando libre en las praderas bañadas por un dulce sol, donde el viento acariciaría sus mejillas y la brisa sus ropas ondearía.

El ruido del agua contra el techo de láminas de zinc la atormentaba y de cierta forma la llenaba de nostalgia. La lluvia un canto que la llamaba emitía. La llamaba y la llamaba incesante; el aliento se robaba. Con lentitud su cuerpo levantaba. El cabello despeinado se movía. Sus mejillas sucias, triste expresión causaba. Mas sus ojos tiernos idos al vacío, buscando algo que no encontraría, de un lado a otro se desplazaron.

La llenó el impulso y el deseo. Calor sobraba, los grados pasaban de cuarenta. Fiebre habría podido ser. Con lentitud la puerta golpeó, como si no fuese dueña de la totalidad de sus actos. Las fibras de papel que contenía la puerta se deshicieron entre sus dedos, la puerta se resquebrajó mojada por sus manos, asesinas de la barrera entre su encierro y libertad. El viento cortar sus mejillas pareció con fuerza. Los ligeros rasguños en su piel se abrieron dejando salir el carmesí líquido de su sangre nueva y pura.

Sal parecía la lluvia que sus heridas con un resplandeciente manto cubría. Y en ese instante, cuando ardían las mismas; las cuerdas que la movían cortadas fueron, liberándola. Sus piernas titubearon al avanzar, pero con rapidez corrieron.

Su pequeña figura por el horizonte especialmente cortada se veía. Bailaba de un lado a otro mientras sus rojizos cabellos se mojaban y parecían derretirse sobre sus hombros. El resto de la mugre por el agua llevada era, recorriendo su cuerpo como tatuándolo. Vagamente flotaba o eso daba a entender su ropa que de lado a otro una y otra vez iba.

Era un lugar peligroso, pero no podía los gritos de su hermana pequeña escuchar. “No vayas, hermana” gritaba una y otra vez, tratando de regresar la puerta desecha a su posición original. “Hermana, regresa”, y la desesperación dueña de la escena permanecía. Presa del pánico e impotente al no poder salir en rescate la pequeña lloraba.

La hermana mayor caso omiso hacía. De sus llamados omitía los sonidos e ignoraba las súplicas. Se adentró a la oscuridad. Inconsciente estaba. Rápido se movía. El viento la llevaba en un vals final. Las bestias en aparecer no tardaron. Era un lugar peligroso. La pequeña una vez más gritó. Los demonios en su hora de cacería la acechaban, a merced de las figuras diabólicas se encontró entonces.

Los espectros de sus colmillos hicieron uso. En fina piel sus garras clavaron, desgarraron. La sangre fue néctar que generoso en el erosionado piso se derramó. La espesura roja se coló entre los surcos de la tierra, apoyada por la lluvia que con menos dificultad la hacía correr, diluyéndola con lentitud. El blanco cuerpo cayó sin cuidados; destrozado, irreconocible.

1 Response to "Libertad y Muerte"

  1. hhyyooggaa Says:

    You already know what i think about this...