En busca de la Felicidad

Monday, March 29, 2010 5:46 PM Posted by Louisianee

No se emocionen con el título, no es ningún cuento con bonito final. ¿Quién sabe?

Es sólo que mi vida ha sido tan aburrida últimamente... Por no salir casi, por no ir a clases -claro, vacaciones que parecen eternas- y por no hacer nada en general. Cuando estaba en la movida estudiantil -como suelo llamar al simple acto de acudir a una institución educativa para instruirse- me pasaban infinidad de cosas que podría contar con gracia, sátira y mi toque especial de cinismo y acidez que me identifica cuando suelo hablar de mis compañeros de aprendizaje.

Prontamente, y siendo específica, el 12 de abril empezaré clases. ¡Sí! Clases, al fin. Falta poco y espero realmente que mis compañeros sean aptos para cumplir mis expectativas y poder usarlos como monos y ratas de experimentos, o conejillos de indias que son más bonitos.

No me malinterpreten, no es que quiera hacerles nada malo. Solo quiero estudiar sus reacciones ante las cuestiones de la sociedad y diversos problemas que les plantearé con amor y cariño. Condicionarlos poco a poco a lo Pavlov y que día a día me entreguen felicidad a costa de su inmadurez, idiotez o la serie de valores que los identifique y que -casualmente- sea la comidilla de mi inmensa ansia de estudiar a la humanidad -por no decir de mi disfrute personal.

En realidad espero hacerme amiga -admito con un tanto de verguenza- de mis compañeros, para así crear una sarta de buenos momentos y memorias compartidas que guardar para la posteridad, por la eternidad y para el goce en mis instantes de sinoficiez. Espero con mi pequeño y remendado corazón en la mano que mis compañeros sepan apreciar la belleza interna -por supuesto- de esta quien suscribe. Para así sentirme en casa en el lugar donde pasaré mis mañanas durante una larga temporada.

Es como digo siempre... Si vas a pasar medio día en un lugar -que será como un segundo hogar-, mejor que te lleves bien con tu nueva "familia"; porque... creo yo, que eso es lo que pasan a ser los compañeros de clase. Plus, la enemistad se vuelve oscura e inútil cuando necesitas un equipo de trabajo.

Por lo demás, todo como siempre. Extraño, loco y desquiciado. Los días pasan tan lento como el agua por un filtro de piedra. El sentimiento de inutilidad y la falta de pertenencia atacan con rudeza y duele un poquito. Soy una persona que -raramente- no puede estar sin hacer nada. No sé si será hiperactivad o qué cosa, pero no puedo estar sin hacer nada... Tal como un Border Collie. Tal vez parece que la pereza me consume de cierta manera, pero en realidad quiero sentirme útil y estar en movimiento; es prácticamente la única manera de mantenerme distraída y feliz.

He mejorado mi manejo sobre la ira y ya no estoy tan bestia, creo. Es totalmente innegable mi increíble capacidad para romper cosas. Puedo romper cosas que hasta tú creerías que si las tiras al piso no se desbaratan en mil pedazos. De todos modos, si alguien quiere colaborar con mi método de desahogo, me puede mandar un saco de boxeo. Gracias.



By the way: Los Border Collies porque los adoro... ¡Y PUNTO!

2 Response to "En busca de la Felicidad"

  1. Completamente Gilipollas Says:

    Mi querida amiga, por el contrario yo soy una persona que -raramente- puedo estar haciendo algo. El significado de la palabra "ocio" adquiere en mi unos tintes de absoluta grandeza. Es interesante su capacidad para analizarse a si misma. Yo solo me analizo cuando fracaso.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

  2. Louisianee Says:

    Descuide, la capacidad de analizarse al fracasar es el primer paso al aprendizaje.

    Ese pequeño botón que se oprime en nuestro cerebro y nos dice que no cometamos el mismo error. Lástima que no siempre funcione.