El té con... ¿con qué?

Monday, April 26, 2010 8:33 PM Posted by Louisianee
Es común para mí tomarme un té negro con limón luego de la comida; tal parece que no es muy común para ellos –los mesoneros.  Generalmente al finalizar una comida, el mesonero o mesonera ofrece un postre o algo calentito para tomar… Yo siempre pido un té negro. No me gusta el café, me parece que sabe horrible. En cambio el té negro con limón me parece lo mejor. Me encanta terminar un almuerzo o deliciosa cena con una tacita de té con limón.

Sin embargo, cuando pido un té, el mesonero me mira con cara de que le pido el Santo Grial.
–¿De manzanilla? –pregunta preparado para apuntar la nota.
–No… Negro –respondo amable y cortés.
–¿Negro?
–Sí, negro… y si puede me lo trae con limón también. Gracias.

Mi hermano Jean me llevó a un café que me gustó inmensamente por sus deliciosos postres –Cheesecake for the win–. No quedando así exento de crítica, una noche de un día cuyo nombre no puedo recordar pedí la bomba atómica, quise mi té con limón.
–Para mí un vaso con agua y para la señorita un té con limón, por favor. Caliente –lo pidió Oniichan.

Poco rato después, el mesonero volvió con nada más ni nada menos que un té frío. Un Nestea simplón con un shot de limón. Le dijimos que no habíamos pedido un té frío, sino caliente. El mozo puso la cara que suelen poner las personas cuando ven arte abstracto. “¿Caliente?” preguntó algo perplejo. “Sí, caliente…” ¿Es que acaso teníamos que hacerle el dibujito de una taza? No, lo habría confundido con el café. Al rato trajo el té negro… efectivamente caliente y sin el shot de limón. Jean le dijo que faltaba el limón y el muchacho –que ya estaba enseñando sus plumas de pichón recién salido del cascarón– arrugó el ceño y recordando la orden original pidió disculpas y se fue. Se tardó un buen, y es que el muy mal mesonero se olvidó de nosotros, o eso le da por pensar a mi mente paranoica. Luego volvió –nuevamente–, y recordó que había dejado el shot en una encimera justo al lado de nuestra mesa. ¡Bravo! Al fin tuve mi té caliente con limón. Jamás se habían tardado tanto con una orden así.

Claro, usted lector pensará que soy una vieja quisquillosa, pero si he pedido un té con limón y caliente no me voy a tomar un té helado.

En fin. Lo peor es cuando voy a un restaurant chino y no sirven té… ¡Restaurant chino que no sirve té, la carne que sirve es de perro o de gato!  No, no me hagan caso. Al sushi-bar, no, no sirven té. ¿¿Por qué?? ¿Dónde quedó la bebida caliente luego de la comida? ¿Es que acaso ha mermado tanto su buen uso que sólo el inderogable café sigue en pie?

¡Qué lástima! A mí que me gusta tanto tomar el té. Solo por eso… y solamente por eso... haré una fiesta del té. Los que vengan pueden traer galletitas, brownies y cositas dulces. Gracias.


4 Response to "El té con... ¿con qué?"

  1. hhyyooggaa Says:

    Bueno, pero yo llevaré un termo con café...

    Y galletas... Muuuuuuuuchas galletas... :D

  2. Galán de Barrio Says:

    pero dónde vivís que no conocen el té??? cuando decís té negro te referís al té común, no? el que no es verde, ni saborizado ni nada...

    a mí me gusta el té en invierno, sobre todo cuando tengo mucho frío y estoy algo pesado del estómago como para un café. la variante del té con leche también es es rica.

    me alegro haberte inspirado!

    besos!

    pd: si hacés una fiesta del té allí estaré, A CAMBIAR, A CAMBIAR!!!!

  3. eltauromquico Says:

    Solo cafe negro, bien tinto y muy caliente. Y sin azucar. Acompañado de un buen cigarro.

  4. Louisianee Says:

    ¡Puros vicios!